Carrito
No hay productos.

Análisis del riesgo del riesgo financiero y operacional de una empresa

Análisis del riesgo financiero y operativo de una empresa

Basilea II introdujo un cambio sustancial en el marco del análisis de las operaciones de financiación empresarial. Este cambio hace que las entidades financieras hayan introducido herramientas dinámicas de analísis que les permiten realizar un ajuste fino de los activos necesarios para la cobertura del riesgo asumido en las operaciones de financiación.

Esta guía pretende acercar la mecánica de dicho análisis financiero a las empresas a la vez que presentar un modelo de autoanálisis que permite a las empresas conocer la percepción de riesgo que trasmiten a las entidades financieras y resto de organismos con los que interactuan.

Bibliografía utilizada:

  • Riego de créditos: conceptos para su medición, Basilea II herramientas de apoyo a la gestión, realizado por AIS.

1.- Acuerdo de Capitales de Basilea
  - Los tres pilares de Basilea II
2.- Evaluación de Pymes por una entidad financiera
  - Modelo interno de una entidad financiera para evaluar el riesgo en pequeños negocios
3.- Autoevaluación de riesgos de la empresa
  1) Objetivos y estrategia empresarial
    - Primera fase: fijación y seguimiento de objetivos
    - Segunda fase: revisión y actualización de objetivos
    - Tercera fase: métodos de medición y control
  2) Mercado y competencia empresarial
    a) Evaluación inicial
    b) Evaluación del mercado y de la competencia
    c) Evaluación del entorno más amplio
  3) Capacidad de negocio
  4) Planificación comercial y económica
    - Esquema de referencia general para un plan comercial y económico
  5) Gestión de riesgos de la empresa

1.- Acuerdo de Capitales de Basilea

El Acuerdo de Capitales de 1988, emitido por el Comité de Basilea para la Supervisión Bancaria, fijó un estándar internacional para medir la solvencia de las entidades financieras, estableciendo una relación entre el riesgo de los activos de un banco y el mínimo de capitales que debía mantener. El ratio capital-activo fue del 8 %. Dado que los clientes de un banco no tenían el mismo riesgo de insolvencia, a mayor ponderación, mayores exigencias de capital para un nivel de exposición dado.

Basilea I no diferenciaba el riesgo económico de las contrapartes dentro de cada grupo de ponderación; todas las empresas privadas y personas físicas tenían igual ponderación, aunque era obvio que no implicaban el mismo riesgo. Los grupos de ponderación se establecían a lo largo del tiempo y no recogían los cambios en la situación crediticia de las contrapartes. A pesar de experimentar mejoras en la supervisión, no se logró evitar la quiebra de diversas instituciones bancarias, ni reducir el riesgo de contagio, lo que produjo inestabilidad en los sistemas financieros de distintos países.

Dadas las actuales actuaciones de las instituciones de crédito en la creación de nuevos y sofisticados instrumentos financieros así como la toma de posiciones de riesgo en los mercados, era necesaria una medición más precisa del riesgo para poder provisionarlo adecuadamente.

En junio de 2004 se publica definitivamente el Nuevo Acuerdo de Capitales, Basilea II. Muestra una visión más amplia e integral proporcionando una mayor seguridad y solidez al sistema bancario en base a los principios y estándares de sus tres Pilares. Modifica el enfoque estándar de medición de riesgo de crédito que usaba los ranting - sistemas de calificación - externos como medida del riesgo y acepta modelos internos en cada entidad bancaria, basados en rantings internos.

Los Tres Pilares de Basilea II

  1. Primer Pilar: requerimiento de capitales mínimo.
    Es necesario que el capital de estas instituciones sea suficiente para cubrir riesgos como el crediticio, el de mercado y con Basilea II también el operacional.
    Se establece un nuevo método para el cálculo del capital mínimo a partir de una mejor definición del capital regulatorio y de los activos ponderados por sus respectivos niveles de riesgo.
  2. Segundo Pilar: proceso de supervisión revisora. Asegurar que todas las entidades tienen el capital adecuado para cubrir todos los riesgos de su negocio así como incentivar a las entidades a usar y buscar mejores técnicas de gestión de riesgos, tanto en cuanto a su control como su cuantificación. Basado en los siguientes principios:
    1. Las entidades tienen que tener procesos para valorar su nivel de capital adecuado, en relación con su perfil de riesgo y deben tener una estrategia para mantener sus niveles de capital.
    2. Los supervisores deben revisar y evaluar la valoración del banco de la adecuación de su capital y sus estrategias, y si los fondos propios son adecuados.
  3. Tercer Pilar: fortalecer la disciplina de mercado. Se busca mejores estándares para divulgar información que permita a los participantes del mercado evaluar el perfil de riesgo de un banco y su nivel de capitalización.

2.- Evaluación de empresas por una entidad financiera

En consecuencia con lo anterior el marco de referencia de las empresas en cuanto a cómo son analizadas sus operaciones de financiación por parte de las entidades financieras evoluciona hacia un modelo de calificación de la unidad de riesgo - empresa - que condiciona tanto el volumén de crédito al que puede acceder como su precio - tipo de interés -.

Las entidades de crédito pretenden establecer un modelo homogéneo y ágil de clasificación de segmentos de particulares, empresas y pequeños negocios, abaratando los costes asociados a la gestión de concesión.

De cara a la optimización de los recursos propios y por tanto maximizar el número de operaciones de financiación que pueden contratar las entidades financieran estan afinando sus herrameintas de análisis y scoring (asignación de puntos) pues de este modo al ajustar la tasa de morosidad esperada pueden minimizar el volumen de recursos destinado a su cobertura.

Así a continuación vamos a ver cuáles son las principales variables utilizadas por la entidad para el diseño y ajuste de dichas herramientas de scoring. La herramienta asocia la calificación del cliente que solicita la operación de financiación con el tipo de operación y el esquema de garantías o avales necesario para este tipo de operación, obteniendo un dictamen final de aprobación o rechazo. Por otra parte la herramienta de scoring utiliza toda la información disponible para realizar la valoración de cada variable, obteniéndose dicha información tanto de fuentes internas como externas.

Modelo de scoring de evaluación de riesgo en pequeños negocios

1) Segmentaciones iniciales del titular y tipología de la operación:
Solicitante del crédito
Naturaleza Relación con el banco
- Autónomos
- Profesionales liberales
- Pymes
- Clientes
- No clientes
Destino de la operación
- Comerciales
- Financiación de activos fijos o productivos a medio plazo
- Financiación de necesidades transitorias de liquidez
- Financiación de materias primas o procesos productivos

2) Documentación solicitada en función del titular de la operación:

Autónomos y profesionales liberales
a) Información sociodemográfica de la persona física
b) Información económica:
- Ingresos, como trabajador por cuenta ajena y por cuenta propia
- Gastos tanto por obligaciones bancarias como por otras obligaciones
c) Información de la actividad empresarial
Pymes
- Información económica / financiera (cuentas anuales)
- Información de la actividad empresarial
- Información del gerente de la empresa
Si además es cliente de la entidad bancaria
- Información de vinculación
- Información de riesgos en el sistema financiero

3) La evaluación de la operación solicitada se realiza en función de:

  1. Los resultados de la evaluación del cliente, si existe probabilidad de mora.
  2. Las variables del producto solicitado:
    • Importe financiado, en términos absolutos.
    • Modalidad de la operación, préstamo, crédito, leasing financiero, anticipo de circulante,...
    • Plazo de la operación
    • Porcentaje de financiación (financiación de inversiones)

Si la solicitud incluye más de un producto, se realizaría una evaluación individual de cada producto según el orden de entrada y posteriormente, una consideración de la carga financiera que suponen los primeros productos evaluados en la evaluación del último producto.

A través de un scoring se obtiene la clasificación de la calidad del riesgo de una operación mediante una ponderación de las características observables de la operación, siendo las más habituales:

  1. Capacidad de devolución de la deuda según el tipo de riesgo.
  2. Plazo de la operación.
  3. Porcentaje de participación en la inversión.
  4. Modalidad (Línea de crédito, préstamo, leasing, línea de descuento comercial).

La capacidad de devolución de la deuda es la variable de mayor relevancia dentro del tratamiento de información relacionada con la operación en el scoring de pequeños negocios. Para definirla se consideran los productos de crédito de la entidad según el destino o finalidad para el que sea solicitado y se efectúa una segmentación en función del riesgo de cada producto.

Los tipos de riesgo de cada producto se clasifican en:
  • Riesgo Comercial I (RC), línea de crédito o préstamo para anticipos de cuentas a cobrar.
  • Riesgo Puro I (RP I), líneas de crédito o préstamo para cubrir necesidades de liquidez o tesorería.
  • Riesgo Puro II (RP II), líneas de crédito o préstamo para financiar inversiones en activo fijos y /o productivos.
  • Riesgo Puro III (RP III), líneas de crédito o préstamo para financiar adquisición de materias primas y /o proceso industriales.
  • Riesgo Puro IV (RP IV), préstamos a largo plazo para financiar inversiones en activos fijos y /o productivos.

4) El proceso de decisión, parte de la calificación obtenida en el scoring de la operación y en el scoring del titular, tomandose la calificación de la operación como una variable en el proceso de calificación del titular. El dictamen resultante de estos dos elementos puede ser aceptación, rechazo o duda en la concesión de la operación. Evidentemente dicho resultado se combina con los resultados del análisis de los avalistas, garantías y cobertura patrimonial con los que cuenta el titular, considerándose como fuentes secundarias de pago.

La evaluación de los avalistas, garantías de la operación y cobertura patrimonial que se aporta a la operación se realiza mediante:

  • Score de los avalistas: similar al del solicitante.
  • Las garantías de la operación se evalúan como el cociente entre la suma del valor de las garantías aportadas sobre el importe de la operación solicitada.
  • La cobertura patrimonial del titular y los avalistas es el cociente entre el patrimonio del titular y la suma de los patrimonios de sus avalistas sobre el importe de operación y las deudas bancarias del titular.

5) Filtros, alertas y políticas de admisión de riesgos:

Internos
- Registro de morosidad
- Empresas nuevas
- Criterios de solvencia y endeudamiento
- Disminución en las ventas mayor al 15%
- Disminución en beneficios mayor al 20%
- Capacidad de pago menor a 1,49 veces
- Antigüedad de la empresa inferior a dos años

Externos
- Buró de Crédito
- Incidencias Judiciales

Publicidad
App cálculos financieros
Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play
Publicidad

Entorno Área de Pymes:

Área de Pymes Plan General Contable Abanfin plusCalendar Facebook

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: