Carrito
No hay productos.

Los pilares del liderazgo horizontal

Un mal liderazgo puede ser el final de un proyecto innovador. Parece muy drástico pero, vamos a adentrarnos en las razones por las que esto sucede en un momento en el que las estructuras conocidas y tradicionales, aquellas sobre las que se sustentaba la antigua empresa con su verticalidad, sus jefaturas y símbolos de poder siempre circulando en torno a quien ostentaba la información, han dejado de tener valor alguno.

Autor: Carolina Velasco

En el momento actual y mientras las instituciones, la clase política, los grandes capitales y las economías en su conjunto colapsan poniendo de manifiesto la ausencia de modelos productivos eficientes que permitan poner en marcha de nuevo el tren del crecimiento, las sociedades se unen cada vez más en comunidades conformadas por consumidores que, unidos en torno a un bien o un servicio, conforman y construyen una espiral constante de oportunidades y crecimiento.

Ser un líder hoy es indispensable, pensemos por un momento que, tanto si nos lanzamos a la construcción de nuestra marca como parte inherente al proceso de reciclaje al que nos vemos abocados por la coyuntura actual, como si ya nos habíamos constituido como empresa y nos enfrentamos a su reinvención en social, nos encontraremos ante la necesidad de construir equipos que deberán ser liderados y en cuya motivación, radica el éxito de nuestras estrategias.

Ante un escenario en el que las acciones, conocimientos, experiencias y talentos, se deben poner irremediablemente al servicio de las necesidades ajenas y sólo logrando impactar en ellas, se logra el crecimiento de nuestra influencia, aprender y comprender, los nuevos paradigmas que definen a los líderes, emerge como un requisito para conformar una empresa en crecimiento.

Recursos humanos, empresas humanas para aprovechar recursos

Existe una creencia generalizada con un sustento muy sólido que afirma que lo más complejo para lograr el éxito en un proyecto, es conformar un equipo de trabajo motivado y cohesionado y así es.

Los nuevos líderes deben ser capaces de identificar el talento de cada uno de sus miembros, hacerlo público e integrarlo con el resto. Pero además, deben ser capaces de confiar y delegar, la información es hoy un bien de naturaleza pública y sumar talentos sólo tiene sentido, si se cree en ellos. Resulta complejo imaginar cómo lograremos la confianza de nuestros clientes (internos y externos) si no la entregamos previamente.

Comunidades, unión de talentos, humanización

A vueltas con la humanización de la empresa en relación a los compromisos adquiridos con cada acción y a los mensajes transmitidos como nexo conductor entre marcas y clientes, nos encontramos con empresas que aún perciben a sus colaboradores como elementos productivos simplemente. Un buen líder sabe cuando inciden los sueños, las ilusiones, los problemas y las emociones, en el desempeño profesional de cada miembro de su equipo y lo que es mejor aún, es capaz de identificar la forma en la que esas emociones y experiencias, pueden ser aprovechadas como valor agregado para la marca.

Un líder forma, no ordena

Esta es quizá una de las variables más complejas de entender para la nueva empresa. Tras décadas de un sistema individualista, basado en la repetición de acciones ineficaces y sustentado por la ostentación de la información como moneda de cambio, nos damos cuenta hoy que el ser humano florece cuando es capaz de  identificar su talento, cuando es capaz de empatizar con su equipo y cuando siente que sus acciones, son parte indispensable de la trayectoria de la marca.

Los líderes deben formar y guiar a sus colaboradores hacia  la senda donde sus talentos, se transforman en estrategias eficientes. Las órdenes son como los términos, han dejado de ser eficientes.

Organigramas, siempre horizontales

Las estructuras horizontales nos permiten vislumbrar la evolución de nuestro proyecto, las estructuras verticales se pierden en la niebla de la desmotivación.

Queramos o no, y por mucho que nos cueste aceptarlo, si buscamos consolidar una empresa hoy, próspera, en crecimiento e innovadora, debemos prestar mucha atención a la motivación de nuestros colaboradores. Recordemos que la influencia de ellos se construye en acción simultánea con la nuestra.

Y finalmente algo que no podemos olvidar; las nuevas tecnologías requieren la acción conjunta simultánea de varios talentos híper especializados, es por ello que el liderazgo debe ser alimentado desde el interior de cada uno de los miembros del proyecto, cuanto más focalizados estén los esfuerzos individuales en aprovechar las nuevas tecnologías en beneficio de las relaciones y la construcción de influencias, más eficientes serán las estrategias elaboradas y más garantía existirá de poder obtener de ellas los objetivos previstos.

En la nueva empresa, creatividad, innovación y formación constante, son los pilares que sustentan el crecimiento de la marca, no nos podemos mantener alejados de la realidad, la empresa hoy se construye con la acción conjunta de los clientes (internos y externos) y sólo si los cimientos están sustentados bajo la confianza y la capacidad para delegar acciones.

Publicidad
Publicidad
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: