Carrito
No hay productos.

Errores imperdonables en las estrategias de marketing de contenidos

Dar el salto al emprendimiento requiere de un ejercicio de reinvención personal global, que va más allá de las estrategias, conocimientos, habilidades y experiencia, profesional que hayamos atesorado. Modificar nuestra escala de valores y prioridades y  aceptar, de forma ineludible, que satisfacer al otro, es la única forma de desarrollarnos, son acciones indispensables.

Autor: Carolina Velasco

En el momento actual emprendimiento es sinónimo de contenido, no existe una forma más reconocida y eficiente de impactar en el corazón de las emociones ajenas, creando así una necesidad, que a través de un contenido cautivador, de calidad y principalmente, genuino. El contenido es el alimento de las plataformas, es quien incita al diálogo social y quien fomenta la escucha activa, es el canal por el que se forman las redes de contactos, las sumas de influencias y las alianzas estratégicas

¡No es oro todo lo que reluce en las redes! Veamos cuáles son los errores imperdonables en relación a la creación de contenidos:

No aporta nada nuevo. Aborda un tema desde un punto de vista ya tratado, no entrega una vertiente informativa de la noticia, no aporta ningún aspecto que incite al diálogo.

Se mantiene al margen del SEO actual. Si bien es cierto que Google nos dice que sólo con saber de SEO no es suficiente, nunca nos ha dicho que el SEO no sea eficiente. Edita casi de forma personalizada, resaltando aquellas palabras que son clave para la transmisión del mensaje de tu marca y aquellos mensajes que, sabes, provocarán la emoción en tus seguidores.

Sólo palabras clave. Cuidado… cuidado… hace mucho tiempo que la red dejó de fomentar la máxima de la densidad de las palabras clave. En el momento actual los contenidos sólo serán considerados de alto impacto cuando aborden temas de interés y las doten de un significado nuevo y genuino, que provoque nuevas ideas, respuestas o diálogos.

Falta de segmentación. ¿Quién es tu mercado? ¿Quiénes son tus clientes? ¿Tus aliados? ¿Tus empresas de interés? ¿Dónde quieres destacar?… sólo  a través de dar respuesta a esas preguntas identificaremos nuestros objetivos los que son, simplemente indispensables, para entregar aquel contenido que responde a nuestros clientes.

Calidad y cantidad, el viejo debate. Calidad siempre, en los nuevos paradigmas que definen el marketing de contenidos, menos siempre es más, mensajes directos, de impacto, sencillos y concretos… y obviamente, si puedes permitírtelo, muchos, mucho contenido audiovisual, muchas reflexiones pedagógicas, genuinas y comprometidas, pero siempre respondiendo a tus seguidores.

No es coherente con los resultados de las métricas. Las métricas están para realizar modificaciones en nuestras estrategias. Si no escuchamos activamente lo que nos dice nuestro target, nunca lograremos la conversión.

No hay opinión propia. Son muchos los generadores de contenidos que se mantienen en un punto neutro, informan pero no se vinculan. En términos generales debemos decir que para explicar porqué ésta es un pecado imperdonable, sólo podemos decir que el consumidor actual busca comprar emociones, no somos medios de comunicación tradicionales, somos marcas buscando emociones para lograr alianzas, beneficio conjunto, innovación y finalmente, crecimiento.

No hay una comunidad que hable de ellos. SEO social, contenido y acción social, son los 3 pilares que sustentan la consolidación de una marca en el momento actual. Si no consigues que se hable de tu marca, no podrás identificar qué estás comunicando y lo que es peor aún, provocarás el tedio de tus seguidores.

No logramos un mensaje. Sin un mensaje no hay influencia, cuando un contenido está carente de una guía y un mensaje, se olvida fácilmente.

No logra sintetizar, qué quieres transmitir, no te enrolles, si buscas formar al emprendedor incipiente y que sepa de la importancia que tiene la calidad, la creatividad y la innovación, en los contenidos para la consolidación y crecimiento de una idea de negocios, di exactamente eso… somos consumidores de información cada vez más “hiperactivos”, es la única forma que tenemos de adecuarnos a la vertiginosidad con la que se sucede la información. ¡Debemos transmitir desde la sencillez!

No habla el lenguaje de la nueva cultura empresarial. Reescribir contenidos ajenos ni tan siquiera es un don, la idea no es mantenernos alejados de la hoguera de Google por contenido duplicado, la idea es ser parte activa del crecimiento del modelo en su conjunto. Necesitamos conectar a través de las palabras, es importante conocer el lenguaje de nuestras redes.

Falta exposición. El contenido puede ser muy bueno pero… no se comparte, no tiene prevista la acción social o simplemente, no se promociona. Debemos tener en cuenta que la exposición de nuestras acciones, lejos de ser un riesgo para nuestra reputación, es la única fórmula eficiente para seguir creciendo. Deja que la red te conozca, fomenta tu influencia a través de tus acciones, planifica adecuadamente tus tiempos y objetivos y escucha, interactúa y fórmate, es la mejor forma de tener un emprendimiento de éxito.

Sabemos que es complicado, hace tiempo que descubrimos que el polvo de estrellas es sólo real cuando lo analizamos como oportunidad. Ayudados por la pasión siempre presente en el emprendedor y siempre focalizados en dar respuestas a necesidades reales, lograremos exprimir al máximo las ventajas que hoy nos brinda el marketing de contenidos.
Publicidad
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: