Carrito
No hay productos.

Disolución, liquidación y cierre de una sociedad  - Contabilidad

4.- Contabilidad

La disolución y liquidación de una sociedad limitada o anónima es compleja, por lo que nos limitaremos a dar unas pequeñas pautas útiles para cualquier tipo de sociedad en esta situación.

Como hemos indicado anteriormente, al iniciar el proceso de liquidación, los liquidadores deben elaborar un inventario y un balance que sirva de base del proceso, para tal fin debe regularizar la contabilidad y obtener el resultado generado a la fecha de liquidación, distribuir el resultado y cerrar la contabilidad.

Así, la sociedad termina su periodo de actividad normal y comienza el periodo de liquidación propiamente dicho en el que se determina el valor del patrimonio que será repartido entre los socios de acuerdo a los estatutos o a la proporción de capital aportado. El proceso contable consta de las siguientes etapas: reapertura de la contabilidad, ajuste del activo contable al activo real y, por último, venta del activo real y pago del pasivo exigible.

La idea general es que al final de las operaciones sólo debe quedar saldo en las cuentas de capital, reservas y tesorería, que es el saldo que se repartirá al culminar la liquidación de la sociedad. Todo ello basado en que para poder disolver una sociedad no puede tener deudas con terceros y al final de todo debe quedar un activo que es el que reparte entre los socios.

De esta forma, se debe revisar cuenta por cuenta del balance observando los saldos y cancelando estos importes conforme a su naturaleza. Es decir, se deben liquidar las deudas con terceros (proveedores y acreedores), cobrar a las deudas pendientes con clientes, cuadrar los ajustes de impuestos, etc. de modo que, como ya indicamos, sólo queda saldo en las cuentas de capital, reservas, socios y tesorería.

Una vez realizado el paso anterior, el saldo de la tesorería se cuadra con el capital y reservas, dando como resultado la cuota de liquidación a los socios.

Por ejemplo, un saldo de un proveedor que se tiene el conocimiento de que no va a satisfacer su deuda se anota como gastos extraordinarios, la cuenta 474 tiene su propio movimiento definido en la cuenta del PGC y habrá que considerar si son créditos que no se van a recuperar y por ende, anotarlo en la cuenta 630. La cuenta 129 sólo se utiliza para el asiento de regularización de cuentas del grupo 6 y 7 con motivo del cierre del ejercicio por lo tanto no debe usarse para estos ajustes. Se debe utilizar las cuentas de gastos e ingresos que corresponda según cada caso concreto. Además, si alguna persona presta un dinero para pagar gastos de la liquidación se supone que será algún socio y si no se va a recuperar el importe se debería considerar como una aportación a capital, y devolverlo en el momento de la liquidación.

Publicidad
Envía tu CV o publica tus ofertas en empleo en administración de empresas
Publica tus colaboraciones en el entorno Área de Pymes
Publicidad
Publica tus colaboraciones en el entorno Área de Pymes

Entorno Área de Pymes:

Área de Pymes Plan General Contable Abanfin plusCalendar Facebook

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: