Carrito
No hay productos.

Guía de derivados financieros Derivados financieros

Un derivado financiero es un producto cuyas características de rentabilidad o pérdida vienen determinadas por la evolución de otro activo financiero denominado habitualmente subyacente
En detalle:

1. Introducción
2. Tipos de derivados
  2.1 Futuros
    2.1.1 Tipos
    2.1.2 Gráfico de riesgos
  2.2 Opciones
    2.2.1 Tipos
    2.2.2 Nomenclatura
    2.2.3 Cotización
    2.2.4 Gráficos de riesgos

Guías relacionadas

Recuerda que:
  • El apalancamiento que generan los derivados financieros es muy importante, pero has de tener presente que es un producto en el que lo que gana un inversor los pierde otro
  • En el ámbito de la pyme lo ideal es utilizarlos como instrumentos de cobertura más que como instrumentos de inversión o especulativos

1- Introducción

Los derivados financieros como su nombre indica son productos que derivan de otros productos financieros. En definitiva los derivados no son más que hipotéticas operaciones que se liquidan por diferencias entre el precio de mercado del subyacente y el precio pactado.

Este mercado en nuestro país está regulado por MEEF Renta Variable en Madrid y MEEF Renta Fija en Barcelona. Este organismo hace las funciones de cámara de compensación entre los partícipes liquidando las posiciones diariamente.

Dicho esto y pensando en lo que conceptualmente es un derivado es fácil suponer que pueden existir tantos derivados financieros como operaciones financieras reales o ficticias se puedan realizar. Así estos tipos de derivados se denominan no están regulados por una cámara de compensación sino que son las partes quienes proceden a su liquidación en la fecha de vencimiento.

De cara a la contratación de estos productos y dado que cada operación tiene una serie de características particulares lo habitual es firmar un contrato marco, "Contrato Marco de Operaciones Financieras", elaborado por la AEB firmándose posteriormente un pliego de condiciones particulares para cada operación contratada.

Finalidad de los derivados

Si bien inicialmente este tipo de productos financieros fueron concebidos buscando eliminar la incertidumbre que generaba la fluctuación del precio de las cosas, tanto en el vendedor como en el comprador, hoy en día se utilizan tanto bajo dicha filosofía como sistema de especulación pura y dura. Esto se basa a que la contratación de estos productos no precisa de grandes desembolsos, mientras que los beneficios, o pérdidas, potenciales pueden ser muy cuantiosas.

Por ejemplo para especular con acciones podemos actuar de dos formas:

  1. Comprando y vendiendo las propias acciones
  2. Comprando y vendiendo derechos a comprar o vender dichas acciones a un precio determinado.
Evidentemente la segunda opción es más accesible que la primera, ya que la prima necesaria para comprar o vender el derecho de compra o venta de una acción es mucho menor que el valor de la acción, mientras que el potencial beneficio es el mismo. Esto hace que con el mismo capital podamos optar a beneficios mucho mayores.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se trata de un juego de beneficio cero. Cuando invertimos en bolsa nos encontramos con que cuando la bolsa sube todos ganan y cuando la bolsa baja todos pierden, en los derivados cuando yo gano alguien pierde y a la inversa; las ganancias de un contratante son las pérdidas de otro.

Diferencias entre Opciones y Futuros

  • En los Futuros no se paga nada en el momento de su contratación con la salvedad de tener que establecer una garantía.
  • La contratación de una Opción exige el pago de una prima, y en algunos casos el establecimiento de una garantía.
  • Cuando realizamos un contrato de Futuro nos encontramos con que contraemos una obligación o compromiso, siendo el riesgo adquirido al igual que las posibles ganancias ilimitado.
  • Cuando realizamos un contrato de Opciones estamos cerrando mucho más nuestra posición debido a que en vez de fijarnos un compromiso con potenciales beneficios o pérdidas, adquirimos un derecho con un pérdida limitada al valor de la prima y unos beneficios ilimitados.
    Evidentemente lo anterior es cierto para la parte compradora del contrato mientras que para la parte vendedora el riesgo que asume es ilimitado al igual que el beneficio está limitado a la prima cobrada.
Publicidad
Publicidad
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: