Carrito
No hay productos.

Cómo abrir un bar

Por todos es sabido que España es un país con una cultura singular y un clima privilegiado, impulsada por el sector turístico y la hostelería, donde se encuentra arraigada la denominada "cultura de bares".

Muchos emprendedores han posado sus ojos en este estilo de negocio, pero explotar un oficio como un bar no es tarea sencilla, por esta razón empezar de cero requiere de un mayor esfuerzo para poner en marcha tamaña aventura.

Si ya tienes claro que tu futuro se encuentra detrás de la barra, sería conveniente realizar un rápido listado de tareas, ya que es posible que no hayas tenido en cuenta alguna de las variables que entran en juego y que pueden complicarte mucho las cosas o, incluso, forzarte a echar la persiana para siempre.

Aspectos a considerar antes de abrir un bar

En detalle:
  1. Elección de la localización
  2. Partir de cero o traspaso
  3. Tipos de bares
  4. Características del mercado
    4.1. Competencia
    4.2. Perfil del consumidor
    4.3. Precios y diferenciación del producto
  5. Contratación de personal
  6. Cuestión de números
    6.1. Gastos antes de emprender
      6.1.1. Alquiler del local
      6.1.2. Acondicionamiento y obras
      6.1.3. Licencia de obras
      6.1.4. Maquinaria y mobiliario
      6.1.5. Licencia de apertura o actividad
      6.1.6. Alta como autónomo
    6.2. Costes de explotación
      6.2.1. Pago a proveedores
      6.2.2. Suministros de luz, agua y teléfono
      6.2.3. Alquiler del local
      6.2.4. Personal
      6.2.5. Asesoría o gestoría
  7. Documentación necesaria
  8. Requisitos
  9. Conclusiones

1. Elección de la localización

Un bar es un negocio que se encuentra muy ligado a su ubicación, definiendo su clientela, horarios y productos (tapas, desayunos, comidas, refrescos, bebidas alcohólicas, etc.) por poner un ejemplo.

Deberás tener en cuenta, entre otros aspectos:

  • La zona: si se trata de una zona residencial, de oficinas o industrial.
  • La calle: si es una vía principal o se encuentra escondido en el callejero. También si se trata de una calle peatonal, con posibilidad de ocupar terrazas, etc.
  • Visibilidad: hace referencia a la cantidad de personas que pasan por ese lugar, esto es, si las calles son concurridas por muchos potenciales clientes.

Idea, algo que puedes hacer fácilmente es pararte un rato enfrente del local que te gusta y contar el número de personas que pasan en una hora y sus características (jóvenes, jubilados, obreros, parejas, familias, etc.).

2. Partir de cero o traspaso

Una vez que le has echado el ojo aun local existe la posibilidad de traspasar el negocio o abrirlo desde cero. En cualquier caso requerirá de obras de acondicionamiento para estar al día con las distintas normativas, pero en el supuesto de aceptar un traspaso infórmate bien del porqué (por jubilación, por ejemplo) y de que los permisos del negocio (licencia de actividad) se encuentran en vigor.

En esta situación también es muy importante revisar el contrato de alquiler con el propietario del inmueble, resto de vigencia del contrato de arrendamiento, etc

3. Tipos de bares

Aunque a priori podemos pensar que todos los bares son iguales, con echar un vistazo a cualquier zona se pueden apreciar pequeñas diferencias que hacen que todos puedan convivir en un mismo espacio sin repercutir negativamente en los otros locales. Esto es posible porque cada uno tendrá una clientela definida y tienen la suficiente capacidad para transmitir esta diferencia a sus consumidores.

Dentro de la categoría de bares podemos encontrar una amplia gama de subcategorías dependiendo de los productos y servicios a ofrecer:

  • Bar de tapas
  • Cervecería
  • Bar de copas o pub
  • Cafetería
  • Vinacoteca o enoteca
  • Chiringuito
  • Bar vegano

4. Características del mercado

Salvo que seas el único establecimiento en todo el municipio, debes interesarte por la competencia y aprender de ella para definir tus ventajas y debilidades.

4.1. Competencia

Una vez que ya tienes determinada el área donde quieres empezar a servir a tus clientes, te animamos a que salgas a visitar a la competencia. Te interesa conocer la cantidad de competidores que existen en ese sector, si los establecimientos se encuentran llenos o medio vacíos, a qué horas sucede, etc.

4.2. Perfil del consumidor

Puedes observar los clientes de tu futura competencia para definir cuál es el tipo de consumidor que quieres atraer a tu local para ofrecerles los productos y servicios que demandan. Los criterios son extensos, van desde la edad y el género, pasando por su poder adquisitivo (empresarios, empleados de oficinas, obreros…) o características demográficas (familias, parejas, solteros). Intenta plasmar las características del cliente deseado y observado.

4.3. Precios y diferenciación del producto

A estas alturas ya tiene que haberte quedado claro que si compites por el mismo cliente necesitas hacerlo vía precios y/o mediante diferenciación del producto.

La competencia por precios es muy dura y consiste en dejar el mismo café más barato que la competencia, socavando tu margen de beneficios, pero no es muy buena idea entrar a un mercado saturado en el que tengas un margen de beneficio casi cero para poder vender, pero sí que sería interesante que los consumidores estuviesen dispuestos a pagar un precio por encima de la competencia por tu género. ¿Cómo se consigue? Mediante la diferenciación del producto. Por ejemplo, si ofertas productos veganos (café con bebida de soja) o productos ecológicos (café procedente de cultivos sostenibles, azúcar de caña ecológica), podrás atraer a un perfil de consumidor que demanda estos productos y está dispuesto a pagar su precio, aunque también debes tener en cuenta que el coste de adquisición es superior al de un artículo normal. ¿Complicado? Intentar encontrar un término medio o ajustar tu oferta conforme a las pistas que extraes del mercado.

5. Contratación de personal

Existe la posibilidad de contratar personal para atender un bar

Si no cuentas con experiencia en este sector, debes estar al corriente que para el buen funcionamiento de un bar se necesita invertir mucho tiempo: desde primera hora de la mañana sirviendo desayunos, pasando por el almuerzo, el café de la tarde y las cañas con tapas con los amigos o compañeros que se alargan hasta caer la noche…

Un bar es un negocio muy esclavo, pero puede resultar rentable y gratificante si te encuentras a gusto.

Salvo que tengas pensado hacer una jornada maratoniana de más de diez horas diarias de lunes a domingo, baraja la posibilidad de contar con personal cualificado para realizar turnos y cubrir el horario. Del mismo modo que con las vacaciones, puedes elegir entre cerrar o dejar a terceras personas a cargo del negocio.

Es posible que tengas en mente contratar a tu familia para que te eche una mano, déjame decirte que las coberturas sociales difieren de las de un empleado por cuenta ajena sin ninguna relación de parentesco y no tendrá derecho a percibir prestación por desempleo si dejase de ayudarte con tu proyecto, entre otras dificultades añadidas a las derivadas de las relaciones familiares.

6. Cuestión de números

Abrir un negocio como un bar requiere de cálculos y entendimiento

Llegamos a uno de los pasos que más quebraderos de cabeza suelen generar, pero es uno de los más necesarios. Pues conocer de antemano los gastos presentes y futuros de tu bar te ayudará a tomar las decisiones correctas.

6.1. Gastos antes de emprender

En primer lugar sería recomendable que te informaras de si existen ayudas o subvenciones en tu Comunidad para este menester, así como la posibilidad de capitalizar el paro para emprender.

Necesitas contar con un capital inicial para invertir en las obras de acondicionamiento del local, el pago de licencias, impuestos, alquiler o compra de maquinaria, etc.

6.1.1. Alquiler del local

Se trata de un gasto fijo mensual. El coste dependerá de la zona, ubicación, metros cuadrados, orientación, etc.

Antes de formalizar el contrato de arrendamiento, pregunta quién correrá con los gastos de comunidad o tasas municipales. La idea es que sepas cuánto tienes que aportar mensualmente.

En este apartado has de asegurarte que el contrato te garantiza una larga permanencia en el local, siempre y cuando cumplas con el pago pactado, así como la posibilidad de realizar un traspaso del negocio. Se trata de que una vez realizada la inversión, si por cualquier motivo no puedes continuar con el negocio, sí que puedas recuperar la inversión traspasando la actividad.

6.1.2. Acondicionamiento y obras

El acondicionamiento del local no hace referencia exclusivamente al carácter estético del bar. No se deben olvidar las obras necesarias para cumplir con la normativa sanitaria y de higiene, salida de humos, instalación de aire acondicionado o calefacción, eliminación de barreras arquitectónicas para personas con discapacidad o movilidad reducida, seguridad, etc.

6.1.3. Licencia de obras

Antes de proceder con cualquier reforma se requiere de una licencia de obras del ayuntamiento, suponiendo un gasto en relación al coste total de las obras. Para más información puedes consultar la sección de trámites ante el ayuntamiento de la guía del proceso de constitución de una empresa.

6.1.4. Maquinaria y mobiliario

Una vez acondicionado el local debes dotarlo de máquinas (cafetera, tostadora, nevera, vitrina expositora de alimentos, etc.) y muebles (sillas, mesas, vajilla, etc.) para el desarrollo de tu ocupación.

Considera la posibilidad de obtener parte del mobiliario a través de un proveedor, por ejemplo, que las sillas y mesas de las terrazas las aporte una conocida marca de cervezas o refrescos a cambio de vender exclusivamente sus productos o pactando un volumen de compras mínimas.

6.1.5. Licencia de apertura o actividad

Esta licencia autoriza el uso de edificios locales e instalaciones, una vez terminados, indicando que son aptos según las condiciones urbanísticas, ambientales y de seguridad de su destino.

Es muy importante que te asegures de los plazos habituales para su concesión así como de la posibilidad de iniciar la actividad una vez solicitada ante el ayuntamiento. En ocasiones este trámite se puede demorar meses y forzarte a retrasar el inicio de tu labor.

6.1.6. Alta como autónomo

En el mes que comienza la actividad deberás inscribirte como trabajador por cuenta propia y abonar el pago de la correspondiente cuota de la Seguridad Social.

Es posible que puedas disfrutar de bonificaciones iniciales en la cuota de la Seguridad Social.

6.2. Costes de explotación

Sumado al desembolso inicial para poner en marcha el bar, debes afrontar unos gastos de explotación para continuar con el funcionamiento del mismo. Estos gastos pueden ser fijos como el alquiler, o variables, que dependen del abastecimiento o uso que realices, por ejemplo el consumo de luz o la compra de la bebida, comida, servilletas, etc. que precisas para prestar tu servicio.

Cabe mencionar que el período medio de amortización de un bar se produce aproximadamente a partir del tercer o cuarto año. Esto es, recuperas la inversión inicial y comienzas a generar beneficios. Por lo que debes contar con dinero suficiente para poder aguantar hasta entonces considerando los gastos de mantenimiento del negocio.

6.2.1. Pago a proveedores

Hace referencia a la compra de productos que sirves en tu local como refrescos, café, pan, frutas, verduras, agua embotellada, leche, bebidas alcohólicas…

Dependerá del volumen de compras que realices a tus proveedores y del precio.

6.2.2. Suministros de luz, agua y teléfono

El coste irá en relación al consumo de estos servicios y la tarifa seleccionada.

6.2.3. Alquiler del local

Como ya hemos mencionado anteriormente, desde el primer momento debes contar con el coste del uso del local.

6.2.4. Personal

En caso de precisar con personal a cargo, sea familia o no, añade los costes sociales (Seguridad Social) y dietas al salario mensual de los empleados, sin dejar de practicar las debidas retenciones por cuenta del IRPF.

No te olvides que tienes que hacerte cargo de tus propios pagos a la Seguridad Social, así como determinar tu propio salario.

6.2.5. Asesoría o gestoría

Considera la posibilidad de contratar estos servicios profesionales de manera puntual o mensual para la gestión de impuestos, costes sociales y otras obligaciones fiscales, contables y registrales del autónomo para poder dedicarte exclusivamente a sacar a flote el proyecto.

7. Documentación necesaria

Antes de embarcarte en tu proyecto realiza un listado con los documentos requeridos según las normativas vigentes:

  • Licencia de actividad municipal.
  • Autorización de apertura en el registro de Empresas y Actividades Turísticas.
  • Placa identificativa de bar o restaurante.
  • Hojas de reclamaciones.

8. Requisitos

Para evitar sanciones y gastos imprevistos, infórmate sobre los requisitos del establecimiento y del personal del sector:

  • Salida de humos.
  • Normativa sanitaria y de higiene.
  • Normativa de horarios oficiales de apertura.
  • Prevención de riesgos laborales.
  • Carné de manipulador de alimentos, si procede.

9. Conclusiones

Abrir un bar no es un juego de niños

Montar un bar no es un juego de niños, tus capacidades financieras presentes y futuras pueden verse comprometidas. Realizar un listado con cada aspecto que debes tener en consideración te hará más capaz y preparado haciéndote una idea global de la puesta en marcha y funcionamiento de tu negocio, ya que es posible que no hayas tenido en cuenta algún elemento que puede generarte incertidumbre, miedo o falta de reacción ante un imprevisto.

Por último, tan solo desearte mucha suerte.

Publicidad
Envía tu CV o publica tus ofertas en empleo en administración de empresas
Publicidad
Publica tus colaboraciones en el entorno Área de Pymes

Entorno Área de Pymes:

Área de Pymes Plan General Contable Abanfin plusCalendar Facebook

Apps:

Descargate gratis el cuadro de cuentas  para tu smartphone Calcula préstamos, leasing, depósitos y planes de pensiones con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play

Patrocinador: