Carrito
No hay productos.

Quienes no están obligados a presentar la declaración del IRPF

Para la presente campaña de la renta - ejercicio 2016 - no están obligados a presentar la declaración de la renta quienes durante el ejercicio hayan percibido exclusivamente una o varias de las siguientes rentas:
  • Rendimientos del trabajo procedentes de un único pagador que no superen el importe de 22.000,00 euros brutos anuales, o de varios pagadores si el segundo y sucesivos por orden de cuantía no superan en su conjunto la cantidad de 1.500 euros brutos anuales.

    El límite se establece en 12.000 euros , en los siguientes supuestos:

    1. Cuando los rendimientos del trabajo se hayan percibido de más de un pagador y la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores por orden de cuantía supere la cantidad de 1.500 euros brutos anuales.
    2. Cuando se hayan percibido pensiones del cónyuge o anualidades por alimentos, salvo que estas últimas procedan de los padres por decisión judicial.
    3. Cuando el pagador de los rendimientos no esté obligado a retener (por ejemplo, pensiones procedentes del extranjero).
    4. Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención. Teniendo esta consideración el tipo de retención del 35 % o del 19 % cuanto sean consecuencia de retribuciones por pertenencia al consejo de administraciones de sociedades cuyo volumen de negocio sea inferior a 100.000 €. 15 % aplicable a los rendimientos procedentes de la impartición de cursos, conferencias o elaboración de obra literaria, siempre que se ceda el derecho a su explotación.
  • Rendimientos de capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención o ingreso a cuenta, si conjuntamente no superan 1.600 euros brutos anuales.
  • Rentas inmobiliarias imputadas, distinto de la vivienda habitual. Así como rendimientos de Letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado con el limite conjunto de 1.000 euros anuales .
  • Pérdidas patrimoniales inferiores a 500 .- €

En ningún caso tendrán que declarar los contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos del trabajo, del capital, de actividades profesionales, o ganancias patrimoniales, cuando la suma de todos ellos no exceda de 1.000 euros brutos anuales.

Tabla resumen no obligados a presentar la declaración del IRPF

Regla Renta obtenida Límites Otras condiciones
- Rendimientos del trabajo 22.000 - Un sólo pagador (2º y restantes ≤ 1.500 euros anuales).
- Prestaciones pasivas de dos o más pagadores cuyas retenciones hayan sido determinadas por la Agencia Tributaria.
11.200 - Más de un pagador (2º y restantes >1.500 euros anuales).
- Pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos.
- Pagador de los rendimientos no obligado a retener.
- Rendimientos sujetos a tipo fijo de retención.
- Rendimientos del capital mobiliario.
- Ganancias patrimoniales.
1.600 - Sujetos a retención o ingreso a cuenta.
- Rentas inmobiliarias imputadas.
- Rendimientos de Letras del Tesoro.
- Subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado.
1.000  
- Rendimientos del trabajo.
- Rendimientos del capital (mobiliario inmobiliario).
- Rendimientos de actividades económicas.
- Ganancias patrimoniales.
1.000 - Sujetas o no a retención o ingreso a cuenta.
- Pérdidas patrimoniales. < 500 - Cualquiera que sea su naturaleza.

Explicación de las reglas de la tabla:

La regla 2ª y sus límites son independientes de los contenidos en la regla 1ª, actuando en todo caso como criterio corrector de la regla 1ª para rentas de escasa cuantía. En consecuencia, si un contribuyente no está obligado a declarar conforme a los límites y condiciones de la regla 1ª, no procederá la aplicación de la regla 2ª. Cuando el contribuyente estuviera obligado a presentar declaración por la regla 1ª, debe acudirse a la regla 2ª y sus límites para verificar si opera la exclusión de la obligación de declarar al tratarse de rentas de escasa cuantía.

Nota: Hay que tener en cuenta que la no obligación no implica ninguna prohibición. Esto se debe a que si nos encontramos dentro de alguno de los mínimos anteriores pero hemos sufrido retenciones a cuenta del impuesto y las queremos recuperar tendremos que hacer la declaración.
Publicidad
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas
Publicidad