Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente   Negociación y contratación bancaria  - Características de contratación de préstamos
Índice
  3.2.- Contratación de operaciones de financiación
    3.2.1.- Capacidad de contratación de personas físicas
    3.2.2.- Capacidad de contratación de personas jurídicas
  3.3.- Cuestiones a tener en cuenta en la negociación de una operación de financiación
    3.3.1.- Importe
    3.3.2.- Plazo
    3.3.3.- Frecuencia de pago

3.2.- Contratación de operaciones de financiación

Las operaciones de financiación suponen un riesgo para la entidad, la no devolución del capital prestado ni de los intereses. Esto riesgo hace que las entidades cuiden enormemente la concesión de estas operaciones, de tal modo que la primera limitación que se impone es la de la propia capacidad legal para poder contratarlas. En este sentido existen una serie de limitaciones para su contratación en función de que las personas contratantes sean personas físicas o jurídicas.

3.2.1.- Capacidad de contratación de personas físicas

Menores no emancipados
El criterio más generalizado entiende que es exigible la autorización judicial para que los menores no emancipados puedan ser titulares de préstamos o créditos; tanto hipotecarios como personales, así como para afianzar operaciones activas. No obstante, en supuestos excepcionales, podrán contratar este tipo de operaciones estando representados por sus padres conjuntamente o por la persona que tenga su patria potestad.
Menores emancipados
Pueden intervenir como prestatarios y como fiadores, siendo precisa la autorización conjunta de sus padres. La emancipación deberá justificarse documentalmente mediante Certificación del Registro Civil o escritura de emancipación, con el sello de dicho registro.
Cónyuges
Préstamos con garantía personal
Por razones de prudencia, se aconseja la firma de ambos cónyuges para la formalización de estas operaciones de financiación y para el afianzamiento de éstas, excepto en aquellos casos en los que los cónyuges hayan pactado el régimen económico de separación de bienes.
Sin perjuicio de lo expuesto, las personas casadas podrán, por si solas, contratar operaciones financiación o afianzarlas; sin la concurrencia de su consorte, siempre que existan bienes privativos suficientes para garantizarlas. En este caso la responsabilidad se extiende tanto a los bienes privativos como a los gananciales, pero a estos últimos de forma limitada; por lo que se reitera la voluntad de la firma de ambos cónyuges.
Si uno o ambos fueren menores de 18 años, podrán contratar con el consentimiento conjunto de los titulares de la patria potestad o, en su defecto, del tutor.
Préstamos con garantía hipotecaria
Para constituir hipoteca sobre bienes gananciales, se exigirá la firma de ambos. Si se tratara de bienes privativos bastará la firma de quien sea propietario.
Cuando la hipoteca tenga por objeto la vivienda habitual del matrimonio, aun cuando esta sea privativa de uno de ellos, se requerirá el consentimiento del otro. Si por la naturaleza del bien surgieran dudas sobre el carácter de vivienda habitual del mismo, se precisará alternativamente la firma de ambos o la manifestación de que la vivienda no constituye la habitual del matrimonio. Este situación trata de responder a la eventualidad de una separación en la que un juez podría dictaminar que el cónyuge no adquiriente del domicilio conyugal se queda con su posesión mientras que el adquiriente se viera forzado a abandonar dicho domicilio.

3.2.2.- Capacidad de contratación de las personas jurídica, empresas

Las fundaciones, sociedades civiles y sociedades mercantiles legalmente constituidas ante notario, deberán aportar para su bastanteo la escritura de constitución, así como cualquier otra escritura adicional de apoderamiento o delegación de facultades. El bastanteo consiste en la remisión de las escrituras de apoderamiento de la empresa a los servicios jurídicos de la entidad financiera para que, examinadas por un abogado de la entidad se verifique la suficiencia del poder otorgado para la operación a realizar. Cuando se realiza un contrato por una persona jurídica esta es representada por una persona física por lo que se ha de verificar que quién firma tiene capacidad para hacerlo. Se pueden dar situaciones en las que una sociedad establezca, como medida de seguridad, la firma de dos administradores para poder contratar un préstamo.

3.3.- Cuestiones a tener en cuenta en la negociación de una operación de financiación

Es evidente que las características de la operación financiera en si mismas, condicionan todo el proceso de negociación y contratación.

3.3.1.- Importe

Como norma general, a mayor importe mayor riesgo y por tanto mayor precio, transformado en este caso en tipo de interés. De hecho existen limitaciones en cuanto a la capacidad de endeudamiento de un hipotético titular de un préstamo.

Personas físicas En estos casos lo más habitual es que se tome como límite su capacidad de pago, esto es, un porcentaje de sus ingresos justificados. Es muy habitual que este límite se fije en el 40 % de los ingresos justificados del titular.

Personas jurídicas En este caso lo más habitual es que el límite quede establecido tanto en cuanto a la capacidad de pago de la empresa, cash flow, como en cuanto a su endeudamiento global. Hemos de tener en cuenta que en el caso de una empresa lo más habitual es que entre sus acreedores no sólo se encuentren entidades financieras sino que también aparezcan otras empresas, la administración pública, etc. En este caso es muy habitual que se utilice en el análisis el ratio de endeudamiento, esto es, deuda total entre patrimonio neto, de tal modo que si este supera el 0,5 % la obtención de la operación puede ser más complicada.

En ambos casos el importe de la operación también estará condicionado por las garantías aportadas, así no es lo mismo que el préstamo tenga una garantía hipotecaria a que su garantía sea personal.

Por otra parte es muy importante recordar que para transmitir a una entidad financiera la confianza que precisa para otorgarnos la financiación es vital que le transmitamos un nivel de seriedad elevado. En este sentido carece de sentido plantear a la entidad una operación de préstamo donde sea evidente que nuestra capacidad de devolución es cuando menos "ajustada". Tenemos que recordar que las operaciones de financiación no se subastan, en cuanto al importe, ni al alza ni a la baja, esto es: se pide lo que se pide porque es lo que necesitamos para cubrir nuestra necesidad, ni más ni menos. En este sentido lo mejor es que antes de plantear la operación a la entidad financiera realicemos unos mínimos cálculos que nos permitan centrar la operación en un entorno factible para el nivel económico en el que se encuentra el solicitante.

3.3.2.- Plazo

Podemos también decir que el riesgo crece con el plazo, se debe a que hay más oportunidades de que las condiciones iniciales, por las que en su momento se consideró oportuno conceder la operación, varíen. En cualquier caso, el riesgo, que implica un mayor plazo, depende enormemente del instrumento en que se formalice la operación financiera. Así una operación de crédito a cinco años es muy poco habitual, pero un préstamo con garantía personal a cinco años es muy habitual al igual que una hipoteca con un plazo de amortización de veinte años.

3.3.3.- Frecuencia de pago

A menor frecuencia mayor riesgo. En préstamos con pagos semestrales, el impago de una cuota implica el impago de todos los intereses devengados a lo largo de un semestre. Además para cuando se produce el primer impago de una operación como la anteriormente descrita la situación económica del titular se puede haber deteriorado enormemente con lo cual se hace más dificultosa la recuperación del capital prestado. Es por esto que las entidades financieras prefieren fijar frecuencias de pago cortas, siendo el período estrella el mes. Este hecho en el caso de una persona física asalariada puede tener una repercusión mínima, lo habitual es que a su vez la periodicidad de sus ingresos sea mensual. En el caso de una empresa o de profesional es más interesante la frecuencia de pago trimestral, seguramente esta frecuencia de pago se ajuste mejor a su período de cobro.

Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente   Negociación y contratación bancaria  - Características de contratación de préstamos
Carrito
No hay productos.
Calcula todo tipo de préstamos y leasing con tu smartphone Disponible en App Store Disponible en Google Play
Calculadoras de gestión de tesorería y negociación bancaria Cálculos Banca & Tesorería
Balance y cuenta de resultados banco empresa Gestión y anticipo de efectos comerciales
Copyright 2005© NewPyme S.L. - Contactar con nosotros - 902 570 697 - Publicidad - Aviso Legal Aviso Legal