Carrito
No hay productos.

Fomento del emprendimiento y el autoempleo

Medias regualada por el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.

Se toma conciencia del importante protagonismo de las pymes y autónomos en la economía española como motores de generación de empleo.

En este artículo nos vamos a centrar en las medidas enfocadas a facilitar y potenciar la iniciativa empresarial.

1.- Reducciones y bonificaciones a la Seguridad Social
2.- Compatibilización por los menores de 30 años de la percepción de la prestación por desempleo
3.- Ampliación de las posibilidades de aplicación de la capitalización de la prestación por desempleo
4.- Incentivos fiscales
  4.1.- Impuesto de sociedades
  4.2.- Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
5.- Incentivos a la contratación

1.- Reducciones y bonificaciones a la Seguridad Social aplicables a los jóvenes trabajadores por cuenta propia

Se establece un marco fiscal más favorable para el autónomo que inicia una actividad emprendedora con el objetivo de incentivar la creación de empresas y reducir la carga impositiva durante los primeros años de ejercicio de una actividad.

Para los emprendedores autónomos menores de 30 años, 35 para las mujeres, contarán con una reducción del 30% en la cuota por contingencias comunes correspondiente durante los 15 meses siguientes al alta, y una bonificación de igual cuantía para los 15 meses siguientes al término de la reducción. Siempre y cuando no empleen trabajadores por cuenta ajena.

Además, para los autónomos que causen alta inicial como autónomos, menores de 30 años y que no empleen trabajadores por cuenta ajena, se establecen otras bonificaciones alternativas como una reducción del 80% de la cuota durante los 6 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta, seguido de una reducción equivalente al 50% de la cuota durante los 6 meses siguientes, a continuación se establece una reducción equivalente al 30% de la cuota durante los 3 meses siguientes. Por último, estos autónomos contarán con una bonificación equivalente al 30% de la cuota en los 15 meses siguientes a la finalización del período de reducción.

Para el caso de emprendedores por cuenta propia con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, menores de 35 años de edad y causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los cinco años inmediatamente anteriores, podrán aplicarse las siguientes reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes, excepto en la incapacidad temporal, resultante de aplicar a la base mínima el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, por un período máximo de 5 años, según la siguiente escala y siempre que no empleen trabajadores por cuenta ajena:

  1. Una reducción equivalente al 80% durante los 12 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta.
  2. Una bonificación equivalente al 50% durante los 4 años siguientes.

De forma resumida tendríamos la siguiente tabla:

Perfil autónomo* Opción 1 Opción 2 Mixto

Hombres < 30 años
Mujeres < 35 años

15 meses: 30% reducción
15 meses: 30% bonificación
6 meses: 80% reducción
6 meses: 50% reducción
3 meses: 30% reducción
15 meses: 30% bonificación
Pueden pasar de la opción 2 a la opción 1 siempre que el cómputo total de las reducciones y bonificaciones no supere el plazo máximo de 30 mensualidades.
Menores de 35 años
y discapacidad > 33%
30 meses: 30% reducción
30 meses: 30% bonificación
12 meses: 80% reducción
48 meses: 50% bonificación
Pueden pasar de la opción 2 a la opción 1 siempre que el cómputo total de las reducciones y bonificaciones no supere el plazo máximo de 60 mensualidades.
No resultará de aplicación a los trabajadores por cuenta propia que empleen trabajadores por cuenta ajena

* Que causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los cinco años inmediatamente anteriores.

2.- Compatibilización por los menores de 30 años de la percepción de la prestación por desempleo con el inicio de una actividad por cuenta propia

Los beneficiarios de la prestación por desempleo de nivel contributivo que se constituyan como trabajadores por cuenta propia, podrán compatibilizar la percepción mensual de la prestación que les corresponda con el trabajo autónomo, por un máximo de 270 días, o por el tiempo inferior pendiente de percibir, siempre que se cumplan los requisitos y condiciones siguientes:
  1. Que el beneficiario de la prestación por desempleo de nivel contributivo sea menor de 30 años en la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia y no tenga trabajadores a su cargo.
  2. Que se solicite a la entidad gestora en el plazo de 15 días a contar desde la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia, sin perjuicio de que el derecho a la compatibilidad de la prestación surta efecto desde la fecha de inicio de tal actividad. Transcurrido dicho plazo el trabajador no podrá acogerse a esta compatibilidad.

3.- Ampliación de las posibilidades de aplicación de la capitalización de la prestación por desempleo

Los beneficiarios de la prestación por desempleo de nivel contributivo que pretendan constituirse como trabajadores autónomos y no se trate de personas con discapacidad igual o superior al 33%, podrán solicitar el abono de una sola vez de la prestación, que se realizará por el importe que corresponde a la inversión necesaria para desarrollar la actividad, incluido el importe de las cargas tributarias para el inicio de la actividad, con el límite máximo del 60% del importe de la prestación por desempleo pendiente de percibir. Siendo el límite máximo del 100% cuando los beneficiarios sean hombres jóvenes menores de 30 años de edad o mujeres jóvenes menores 35 años, ambos inclusive, considerándose la edad en la fecha de la solicitud.
De esta forma, los jóvenes menores de 30 años que capitalicen la prestación por desempleo, podrán destinar la misma a los gastos de constitución y puesta en funcionamiento de una entidad, así como al pago de las tasas y el precio de servicios específicos de asesoramiento, formación e información relacionados con la actividad a emprender.

El importe de la prestación por desempleo se podrá destinar como aportación al capital social de una entidad mercantil de nueva constitución o constituida en un plazo máximo de doce meses anteriores a la aportación, siempre que desarrollen una actividad profesional o laboral de carácter indefinido respecto a la misma, e independientemente del Régimen de la Seguridad Social en el que estén encuadrados.

Para las personas que realicen una actividad por cuenta ajena de carácter indefinido, ésta deberá mantenerse por un mínimo de 18 meses.

No se incluirán en este supuesto aquellas personas que hayan mantenido un vínculo contractual previo con dichas sociedades, ni los trabajadores autónomos económicamente dependientes que hayan suscrito con un cliente un contrato registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal.

4. Incentivos fiscales

4.1.- Impuesto de Sociedades

Las entidades de nueva creación, constituidas a partir de 1 de enero de 2013, que realicen actividades económicas tributarán, en el ámbito del Impuesto sobre Sociedades, al 15 % para los primeros 300.000 euros de base imponible, y del 20 % para el exceso sobre dicho importe, aplicable el primer período impositivo en que la base imponible de las entidades resulta positiva y en el período impositivo siguiente a este.

Cuando al sujeto pasivo le sea de aplicación la modalidad de pago fraccionado, la escala anterior no será de aplicación en la cuantificación de los pagos fraccionados.

4.2.- Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

En el ámbito del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas estarán exentas de tributación las prestaciones por desempleo que se perciban en la modalidad de pago único sin límite de cantidad.

Esta exención estará condicionada al mantenimiento de la acción o participación durante el plazo de 5 años, en el supuesto de que el contribuyente se hubiera integrado en sociedades laborales o cooperativas de trabajo asociado o hubiera realizado una aportación al capital social de una entidad mercantil, o al mantenimiento, durante idéntico plazo, de la actividad, en el caso del trabajador autónomo.

Además, con la finalidad de fomentar el inicio de la actividad emprendedora, se establece una nueva reducción del 20 % sobre los rendimientos netos de la actividad económica, con arreglo al método de estimación directa, obtenidos por los contribuyentes que hubieran iniciado el ejercicio de una actividad económica a partir de 1 de enero de 2013., aplicable en el primer período impositivo en que el rendimiento neto resulte positivo y en el período impositivo siguiente a este. La cuantía de los rendimientos netos sobre la que se aplicará esta reducción no podrá superar el importe de 100.000 euros anuales.

5. Incentivos a la contratación

También se han establecido una serie de incentivos a la contratación fundamentados en la bonificación de las cotizaciones por contingencias comunes a la Seguridad Social como son:
  • Incentivos a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa.
  • Contratación indefinida de una persona menor de 30 años por microempresas y autónomos.
  • Incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven.
  • Primer empleo menores 30 años.
  • Incentivos a los contratos en prácticas para el primer empleo.
  • Incentivos a la incorporación de jóvenes a entidades de la economía social.
Publicidad
Calculadoras
Leasing financiero Préstamos cuota constante, con carencia, ... Elaboración del plan de empresa
Comunicación de errores o erratas en los contenidos Errores y/o erratas
Publicidad