1- Introducción
Los derivados financieros como su nombre indica son productos que derivan de otros productos financieros. En definitiva los derivados no son más que hipotéticas operaciones que se liquidan por diferencias entre el precio de mercado del subyacente y el precio pactado.

Este mercado en nuestro país está regulado por MEEF Renta Variable en Madrid y MEEF Renta Fija en Barcelona. Este organismo hace las funciones de cámara de compensación entre los partícipes liquidando las posiciones diariamente.

Dicho esto y pensando en lo que conceptualmente es un derivado es fácil suponer que pueden existir tantos derivados financieros como operaciones financieras reales o ficticias se puedan realizar. Así estos tipos de derivados se denominan no están regulados por una cámara de compensación sino que son las partes quienes proceden a su liquidación en la fecha de vencimiento.

De cara a la contratación de estos productos y dado que cada operación tiene una serie de características particulares lo habitual es firmar un contrato marco, "Contrato Marco de Operaciones Financieras", elaborado por la AEB firmándose posteriormente un pliego de condiciones particulares para cada operación contratada.

Finalidad de los derivados
Si bien inicialmente este tipo de productos financieros fueron concebidos buscando eliminar la incertidumbre que generaba la fluctuación del precio de las cosas, tanto en el vendedor como en el comprador, hoy en día se utilizan tanto bajo dicha filosofía como sistema de especulación pura y dura. Esto se basa a que la contratación de estos productos no precisa de grandes desembolsos, mientras que los beneficios, o pérdidas, potenciales pueden ser muy cuantiosas. Por ejemplo para especular con acciones podemos actuar de dos formas:
a) Comprando y vendiendo las propias acciones
b) Comprando y vendiendo derechos a comprar o vender dichas acciones a un precio determinado.
Evidentemente la segunda opción es más accesible que la primera, ya que la prima necesaria para comprar o vender el derecho de compra o venta de una acción es mucho menor que el valor de la acción, mientras que el potencial beneficio es el mismo. Esto hace que con el mismo capital podamos optar a beneficios mucho mayores.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se trata de un juego de beneficio cero. Cuando invertimos en bolsa nos encontramos con que cuando la bolsa sube todos ganan y cuando la bolsa baja todos pierden, en los derivados cuando yo gano alguien pierde y a la inversa; las ganancias de un contratante son las pérdidas de otro.

Diferencias entre Opciones y Futuros
- En los Futuros no se paga nada en el momento de su contratación con la salvedad de tener que establecer una garantía.

- La contratación de una Opción exige el pago de una prima, y en algunos casos el establecimiento de una garantía.

- Cuando realizamos un contrato de Futuro nos encontramos con que contraemos una obligación o compromiso, siendo el riesgo adquirido al igual que las posibles ganancias ilimitado.

- Cuando realizamos un contrato de Opciones estamos cerrando mucho más nuestra posición debido a que en vez de fijarnos un compromiso con potenciales beneficios o pérdidas, adquirimos un derecho con un pérdida limitada al valor de la prima y unos beneficios ilimitados. Evidentemente lo anterior es cierto para la parte compradora del contrato mientras que para la parte vendedora el riesgo que asume es ilimitado al igual que el beneficio está limitado a la prima cobrada.

Si bien los derivados financieros se pueden clasificar de múltiples maneras existen dos grandes grupos, los futuros y las opciones.

2.1- Los Futuros

El futuro no es más que una promesa, un compromiso entre dos partes por el cual en una fecha futura una de las partes se compromete a comprar algo y al otra a vender algo, no realizándose ninguna transacción en el momento de la contratación.

Por ejemplo un exportador de mercancías puede pactar con una entidad financiera que dentro de un par de meses, en el momento en que reciba el pago de la mercancía, le venderá a la entidad dichas divisas a un precio fijado hoy. En este caso en el momento actual no hay ningún desembolso, pero sea cual sea la cotización de la divisa en el momento pactado para la transacción se las deberá vender al precio pactado hoy.

Así pues si bien un futuro financiero tiene la ventaja de que no se produce un desembolso o cobro inicial también tiene la desventaja de que el beneficio o pérdida no está limitado ya que sea cual sea el precio de contado en el momento de vencimiento del contrato la transacción se deberá realizar al precio pactado hoy.

2.1.1- Tipos

Los futuros los podemos agrupar en función de los distintos activos subyacentes.

- Divisas, compromisos de comprar o vender una determinada divisa a un determinado tipo de cambio.
- Tipo de interés, compromiso de tomar o dar prestado a un determinado tipo de interés.
- Materias primas, compromiso de comprar o vender una determinada cantidad de una materia prima en un momento futuro.

2.1.2- Gráficos

Gráfico del Futuro

- A; precio al que nos hemos comprometido a comprar o vender el activo subyacente.


Carrito
No hay productos.
Software DELSOL
Software para tu empresa o negocio
Publicidad
Calculadoras gestión financiera pyme Calculadoras gestión
Cálculo dotación amortización contable del inmovilizado Elaboración de planes de viabilidad
Copyright 2005© NewPyme S.L. - Contactar con nosotros - 902 570 697 - Publicidad - Aviso Legal Aviso Legal