Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente   Concurso de acreedores  - La empresa y sus acreedores
Índice
    1.1.2.- Caso de que no se extinga la relación laboral
1.2.- La empresa en concurso
1.3.- Los acreedores y proveedores de una empresa en concurso

1.1.2.- Caso de que no se extinga la relación laboral

En el caso de que la empresa no finalice la relación laboral, se podrán dar dos supuestos:

  1. La empresa continúe en funcionamiento, en cuyo caso la mayor parte de las veces los trabajadores dejan de percibir sus salarios hasta que el Administrador Concursal lo autorice, y a la vez tienen que asistir a su lugar de trabajo ya que de lo contrario podrían ser despedidos de manera legal.
  2. La empresa no continúe con su funcionamiento mientras tenga lugar el concurso, con lo que el trabajador no puede acceder a su puesto, en cuyo caso deberá comunicarlo y poner una demanda por despido para que no parezca que se ha dado de baja de forma voluntaria.

1.2.- La empresa en concurso

El estado de insolvencia por parte de la empresa el concurso puede ser presentado por:

  1. El propio empresario o la sociedad, en cuyo caso el concurso será llamado concurso voluntario.
  2. El acreedor, siendo denominado en este caso un concurso necesario.

Dentro de la insolvencia se pueden dar dos posibilidades:

  1. Situación de insolvencia actual: el empresario tiene problemas financieros o de patrimonio y no puede cumplir con sus obligaciones de pago de manera regular, entre ellas:
    • El pago corriente de las deudas.
    • Embargos de la mayor parte de su patrimonio.
    • No haber pagado durante 3 meses los salarios y las cuotas de la Seguridad Social.

    El plazo para solicitar el concurso es de dos meses una vez producida cualquiera de las situaciones anteriores.

  2. Situación de insolvencia inminente: se produce cuando en un corto periodo de tiempo se prevea no poder atender a los pagos, aquí no habrá un plazo determinado para solicitar el concurso como en el caso anterior, aunque debemos tener en cuenta que:
    • Será conveniente solicitarlo cuanto antes si no se espera una posible recuperación de la empresa, ya que llegada dicha situación de insolvencia se tendrían menos recursos para preparar todo lo que conlleva la declaración del concurso.
    • Además al solicitarlo en esta situación, el acreedor no podrá adelantarse a solicitar el concurso, por lo tanto el deudor no se encontraría ante la posibilidad de perder el control de la empresa.
    Existe el peligro de que el acreedor se anticipe en la solicitud de concurso desapareciendo así la posibilidad de insolvencia inminente, pues sólo el deudor tiene legitimación para ello.

En el supuesto de que la empresa presente concurso
La Ley ofrece a la empresa concursada dos opciones:

  1. Pagar a los acreedores mediante una propuesta de convenio, denominada coloquialmente "quita": en este caso lo mejor sería una propuesta anticipada de convenio por:
    • La mayor rapidez en el procedimiento.
    • Permite hasta cuatro meses de plazo para solicitar el concurso, este mayor plazo puede dar lugar a que en el momento de presentar dicho concurso la propuesta se encuentre más preparada.
    La propuesta de convenio deberá ir acompañada de un plan de viabilidad cuando se necesiten los recursos para que la empresa continúe con su funcionamiento.
  1. Pasar a la liquidación: en el supuesto de seguir por esta vía, será aconsejable realizar también una liquidación anticipada por:
    • El tiempo que tardaría en llevarse a cabo, lo que produciría que la empresa se encontrara en una situación de mayor insolvencia.
    • Los activos de la empresa sufrirían un mayor deterioro.

Como la idea principal del concurso es la continuidad de la empresa, esta sigue con su funcionamiento, a no ser que se opte por la liquidación.

Para presentar un concurso se debe acudir a profesionales, en tal caso será el abogado quien lo presente por escrito firmado y representado por procurador.

Los documentos necesarios serán:

  • Memoria con la historia económica y jurídica de los últimos tres años.
  • Las causas del estado de insolvencia.
  • Estructura del plan de viabilidad para recuperar la confianza tanto de acreedores, clientes y otros.

En el supuesto de que la empresa no presente concurso
Cuando no se presenta el concurso la responsabilidad recae sobre el deudor y los administradores, pero adem ás en el supuesto de no ser presentado por éste y que sea el acreedor quien lo presente, llamado en este caso concurso necesario, tendrían lugar los siguientes inconvenientes:

  • El deudor puede perder el control de la empresa, por lo tanto es aconsejable que lo presente a fin de no perder dicho control.
  • Los administradores de la empresa serían sustituidos por los administradores concursales.
  • Tendría menos tiempo para realizar el convenio anticipado.

El concurso puede ser declarado:

  1. Fortuito: cuando la insolvencia se produzca por la situación del mercado sin estar implicado el deudor, en este caso los administradores no tendrán responsabilidad personal.

  2. Culpable: se origina cuando el resultado de la insolvencia se deba al deudor, a los administradores y otros, asimismo habrá presunción de culpabilidad cuando:
    • No hubieran solicitado el concurso en caso de deber hacerlo.
    • No hubieran colaborado con el Juez y los administradores concursales.

  3. Aquí la responsabilidad recaerá por lo tanto sobre el deudor, los administradores, así como en los cómplices, que responderán del pago a los acreedores cuando no sea suficiente con la masa activa, es decir, con los bienes y derechos integrados en el patrimonio del deudor, además de:
    • No poder administrar bienes durante un periodo de dos a quince años.
    • Pagar una indemnización de daños y perjuicios.

Relación con los bancos

En lo relativo a la relación de la empresa con los bancos, aunque el concurso no produce la modificación de los contratos, los bancos bloquean las cuentas ya que la Ley no ha regulado que ocurre desde que se solicita el concurso voluntario hasta que se lleva a cabo la declaración. Se trata pues de una medida de prevención.

1.3.- Los acreedores y proveedores de una empresa en concurso

El concurso al igual que el empresario o la sociedad también puede ser presentado por un acreedor, en cuyo caso será llamado concurso necesario debiendo demostrar el acreedor el estado de insolvencia del deudor.

En el supuesto de que el cliente, en este caso el deudor, no le pague puede realizar las siguientes actuaciones:
  • Iniciar un procedimiento extrajudicial.
  • Iniciar una reclamación judicial de la deuda.
  • Y en el caso de haber una falta de pago generalizado solicitar la declaración de su deudor en concurso, lo que se denomina concurso necesario.
Página Anterior  Ver índice  Página Siguiente   Concurso de acreedores  - La empresa y sus acreedores
Carrito
No hay productos.
Software DELSOL
Software para tu empresa o negocio
Calculadoras gestión financiera pyme Calculadoras gestión
Cálculo dotación amortización contable del inmovilizado Elaboración de planes de viabilidad
Copyright 2005© NewPyme S.L. - Contactar con nosotros - 902 570 697 - Publicidad - Aviso Legal Aviso Legal